Cómo irte de vacaciones con tu gato en verano

Cómo irte de vacaciones con tu gato en verano

Llega el verano, y con él el momento tan esperado de tomarte un descanso y desconectar de todo lo que te ocupa el resto del año: el trabajo, el estrés y los problemas y preocupaciones cotidianas.

Antes de nada, es preferible que el gato nunca viaje, sino que se quede en casa y que alguien vaya a verlo una o dos veces al día, siempre que estemos fuera un periodo no muy largo (una semana o así). Incluso, para asegurarte de que tu gato está bien es recomendable que coloques en casa una cámara, para que lo puedas ver en todo momento.

No obstante, si quieres llevarte a tu gatito de vacaciones contigo, es mejor que cumplas una serie de pautas, entre las que está adaptar el transportín.

Llevarte a tu gato de viaje puede ser un trastorno para él, pues es sacarlo de su lugar habitual, donde se siente protegido, y someterlo a unas circunstancias que no le sean favorables.

Si te quieres ir de vacaciones en coche con tu minino, te dejamos algunas recomendaciones que puedes seguir fácilmente:

  1. Trata de hacer que esté lo más cómodo posible: si va a viajar en un transportín, compra uno que sea amplio para que pueda moverse cómodamente, y que esté bien ventilado. Así evitarás que se ponga nervioso. Además, para que se tranquilice más, puedes usar las hormonas Feliway en el transportín y en la casa en la que vas a pasar tus vacaciones.
  2. La hidratación es fundamental: dentro del coche pueden llegar a alcanzarse altas temperaturas, aunque pongas el aire acondicionado. Por eso, es importante que tu gatito siempre esté hidratado bebiendo, así como también puedes humedecer su cabeza cada cierto tiempo. Así evitarás los golpes de calor.
  3. Haz paradas en el camino: es bueno para tu gato y para ti también. Así también le dejarás tranquilizarse, estirar sus patitas o hacer sus necesidades. ¡Y no dejes jamás dentro del coche al gato solo!
  4. Llévate también sus juguetes: eso hará que esté más entretenido durante el viaje y se le hará más corto y llevadero.
  5. Si está vacunado o recién operado, mejor no lo lleves de viaje: si es el caso, mejor déjalo en casa con alguien de tu confianza, pues los cambios de temperatura le pueden afectar negativamente.
  6. Antes de viajar, acostúmbralo al coche: un gato que no tenga costumbre de ir en coche puede marearse y vomitar fácilmente, igual que nos ocurre a las personas. Lo mejor es, que si piensas viajar, vayas acostumbrando a tu minino realizando trayectos cortos.

Por supuesto, si vas a llevarte a tu amigo felino de viaje es fundamental que esté adecuadamente vacunado para que esté protegido.

Si tienes alguna duda, siempre puedes preguntar a tus veterinarios de confianza.

¡Disfruta del verano!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *