Cuidados del gato diabético en 3 pasos

Cuidados del gato diabético en 3 pasos

La diabetes mellitus es una enfermedad peligrosa que, desgraciadamente, cada vez afecta a más gatos, debido, sobre todo a la obesidad, una de sus principales causas.
Si no se trata adecuadamente, puede llegar a acortar la vida de nuestro amiguito peludo.
El gato con diabetes no puede crear la cantidad suficiente de insulina que su cuerpo necesita. La insulina es una hormona necesaria para romper los carbohidratos y proteínas que ingiere en componentes más sencillos para ser utilizados por los órganos y músculos del gato. Por eso es importante, si sabemos que nuestro gatito tiene diabetes, brindarle los cuidados necesarios para que su salud no se vea más afectada y pueda tener la calidad de vida que deseamos para él.

Sigue estas sencillas pautas que te damos para cuidar de tu minino con diabetes, y ya sabes, si tienes alguna duda acude siempre a tu veterinario:

Paso 1. Alimentación

Adiós a la obesidad

El sobrepeso es el peor enemigo de nuestro gatito con diabetes ya que la obesidad interfiere en la producción de insulina que genera su cuerpo, hasta el punto de que en muchos casos el sólo hecho de perder peso ya supone una mejoría, e incluso, la posibilidad de no necesitar más inyecciones de insulina. Alimentación sana, sin calorías extras, ejercicio, juegos, todo vale para bajar de peso y ayudar a que tu gatito controle sus niveles de insulina por sí mismo.

Vigila los hidratos de carbono

Por regla general, lo mejor para los gatos diabéticos es ingerir pocos hidratos de carbono en su dieta. Aunque hay casos excepcionales, para mayor seguridad, lo mejor es siempre consultar con tu veterinario cuál es la dieta más adecuada para
tu gatito.

Dale mucha fibra

Incluir fibra en la dieta del minino con diabetes le permitirá controlar los niveles de azúcares en su sangre después de cada comida, además de ayudarle a perder peso.

Crea un horario de alimentación

El gato diabético necesita más control en su alimentación que un gato sano. Según los expertos, un gato con diabetes necesita la mitad de su consumición diaria de comida nada más recibir su inyección de insulina, por lo que debemos asegurarnos que nuestro gatito ha comido lo suficiente antes de suministrarle la insulina.

Paso 2. Controles veterinarios

El gato diabético necesita controles frecuentes de su enfermedad, por lo que debemos llevarlo de manera regular al veterinario para su examen.

Hay acciones que el veterinario te enseñará a realizar tú mismo en tu casa como son: a controlar sus niveles de glucosa en sangre; o a administrarle sus dosis diaria de insulina. Sí hay, sin embargo, otras revisiones muy necesarias que sólo puede
hacerlo un facultativo. La enfermedad de tu gatito puede cambiar a lo largo del tiempo y el veterinario es el único que puede indicar qué cantidad de insulina necesita en cada momento.
Así, según el tipo de diabetes que tenga, las características particulares de tu gato, o el momento en el que se encuentre de la enfermedad, será el propio veterinario el que determine el calendario de consultas médicas adecuadas para él.

Paso 3. Controles en casa

Insulina

Para un mayor control de la enfermedad lo mejor es crear una rutina, es decir, administrarle las inyecciones de insulina todos los días a la misma hora. Si le das una golosina para gatos antes de empezar te permitirá crear un clima más agradable para él y hacerle la experiencia más positiva.

Algo muy importante es no darle nunca insulina a tu gato si no ha sido recomendada por un veterinario. Una cantidad inadecuada de insulina o administrársela cuando no la necesita podría causarle la muerte.

Control del nivel de azúcar en sangre

Para medir el nivel de glucosa del gato en sangre se puede usar el medidor digital de glucosa para humanos. Lo que debes saber es que el rango normal de glucosa para gatos está entre 80 y 120 mg./dl. Si ves que tu gato tiene niveles de glucosa elevados incluso después de la inyección de insulina, no dudes en consultarlo con tu veterinario de inmediato.

Como puedes ver, un gatito aunque tenga diabetes puede tener una buena calidad de vida. Así que ánimo, ayúdale a sentirse mejor y bríndale todo tu cariño, lo demás déjaselo al veterinario, él te guiará en su enfermedad.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *