El gato diabético: lo que debes saber (un pequeño resumen)

El gato diabético: lo que debes saber (un pequeño resumen)

Durante todo el mes de noviembre os hemos ido informando y aconsejando sobre la diabetes gatuna, y queremos terminar haciendo un pequeño resumen de todo lo que se ha dicho sobre el tema. Resumiendo:

  • La diabetes mellitus tipo 2 es la más frecuente en gatos

Los factores de riesgo principales son:

  • La obesidad: los gatos obesos tienen más probabilidades de desarrollar DM tipo 2 (Diabetes Mellitus tipo 2).  
  • La edad: la edad es otro factor de riesgo importante, siendo los seniors los que mayores riesgos tienen.  
  • Dieta rica en hidratos de carbono: la mejor opción para alimentar a un gato con diabetes es la dieta baja en hidratos de carbono.   
  • Factores genéticos: la raza del gato también influye en el desarrollo de la enfermedad. La raza Burmés, por ejemplo, es una raza con altas probabilidades de desarrollar la diabetes.
  • La actividad física: los gatos sedentarios tienen muchas más probabilidades de llegar a ser diabéticos que los más activos.

Otros factores de riesgo son:

  • Sexo: con mayor probabilidades los machos.
  • Esterilización: Es en realidad un factor de riesgo indirecto, ya que la esterilización favorece la obesidad.

La diabetes, si no se trata adecuadamente, puede llegar a ser causa de otras enfermedades, como por ejemplo, la insuficiencia cardiaca. Estudios demuestran que la tasa de mortalidad por insuficiencia cardiaca es hasta 10 veces mayor en gatos diabéticos.

La diabetes es una enfermedad que puede llegar a desarrollar el gato, y que cambia con el tiempo, por eso es importante estar atento a las señales que nos indican que algo está cambiando en la salud de nuestro minino. Los principales síntomas de la diabetes en gatos son:

  • Aumento del apetito y de la sed.
  • Pérdida de peso, aunque esté comiendo la cantidad de siempre o incluso más.
  • Cambios en su metabolismo: dependiendo del gato, se muestran más inquietos o duermen más; tienen más calor o más frío.

Los cuidados que necesita un gato diabético para tener una buena calidad de vida son:

  • Vigilar su alimentación y sus horas de comida: es importante recordar que los gatos obesos tienen una alta probabilidad de desarrollar la diabetes, lo ideal es incluir menos hidratos de carbono y más fibra en su dieta, y crear un horario de alimentación adecuado para él. Una duda que puede surgirnos al alimentar a un gato diabético es qué es mejor para él, la comida seca o húmeda. Esa no sería la pregunta adecuada. Lo importante es fijarse en que se respeta el equilibrio entre proteínas y carbohidratos. Actualmente tanto la comida seca como húmeda de alta gama respeta ese equilibrio. Así que es sólo cuestión de preferencias de tu gato.
  • Hacer revisiones veterinarias periódicas: como dijimos antes la diabetes es una enfermedad que cambia con el tiempo. El veterinario es el profesional que te indicará en qué momento de la enfermedad está tu gatito y cuál es el tratamiento más adecuado en cada etapa de la misma.
  • Controles desde casa: si tu gato es diabético, seguramente tendrás que llevar un control diario de su enfermedad. Saber cómo inyectarle insulina a tu gato, o cómo medir sus niveles de azúcar en sangre tú mismo, te facilitará conocer cómo va evolucionando su enfermedad. Es importante destacar que los controles que se hagan desde casa no sustituyen nunca las revisiones periódicas del veterinario.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *