Medir a tu gato el azúcar es fundamental

Medir a tu gato el azúcar es fundamental

Como te contábamos en el post anterior, uno de los problemas más comunes en los gatos obesos es la diabetes mellitus.

También te decíamos que es una enfermedad que hay que tratar adecuadamente para que no fuese demasiado peligrosa, y que era muy importante cuidar la alimentación de nuestro gatito.

Pero, también es fundamental monitorizar adecuadamente el nivel de glucosa de nuestro pequeñín en sangre (el azúcar). Medir el nivel de glucosa en la sangre es algo sencillo de hacer, y lo podemos realizar en casa sin muchas complicaciones.

¿Cómo le mido a mi gato el azúcar?

El glucómetro es una herramienta que tienes que tener en casa sí o sí. Se usa para medir los niveles de glucemia (concentración de glucosa en sangre) de las personas, y sí, también de nuestros gatos. Es genial para saber de forma inmediata cómo está nuestro pequeño.

Es importante tener en cuenta que no todos los glucómetros son iguales, y que es posible que en algunos, si ponemos en el medidor una cantidad de sangre insuficiente, pueden dar una medición equivocada.

También tienes que considerar que no es igual usar sangre venosa (de las venas) que capilar, que es la que se suele utilizar. La diferencia entre ambas es que la sangre capilar tiene valores superiores a los de la venosa, pues esta última ya va de vuelta, por lo que ya ha repartido la glucosa por todo el cuerpo.

El glucómetro se compra en una farmacia. Eso sí, asegúrate de que siempre te va a dar la medición correcta. Te lo decimos porque hay algunos que cuando el valor es inferior a 50 solo indica “baja”, y por encima de 500, “alta”. Es necesario conocer los valores exactos.

No te obsesiones con las mediciones

En muchas ocasiones podemos caer en obsesionarnos con las mediciones. No es buena idea hacerlo en exceso, ya que para hacerlo hay que hacer una punción en la oreja del gato, que es una zona altamente sensible y molesta para él. Cuando lo pinchas, el gato puede estresarse y eso puede afectar a la medición.

Obsérvalo con atención

Si bien no es recomendable hacer mediciones constantes, sí puedes ver cómo está prestando atención a su estado. Aquí tienes algunos síntomas e indicios de que algo no va bien:

  • el gato se ha tumbado en el arenero
  • Tiene vómitos, orina y heces que no puede contener
  • Aparentes mareos
  • Dificultad para mantenerse de pie
  • Choca contra las paredes al andar y se obsesiona con un objeto
  • Ladea la cabeza contínuamente como desorientado

Si ves que se tumba en un sitio donde no lo había hecho, lo mejor es levantarlo y soltarle en el suelo para ver si se sostiene de pie. Si no se sostiene, puedes elegir entre ir directamente a por el glucómetro o darle azúcar directamente.

El uso del glucómetro se recomienda sobre todo, en la primera etapa del tratamiento con insulina. Después, se puede espaciar su uso, simplemente para asegurarnos de que va todo bien.

No obstante, y como siempre decimos, lo mejor es que en caso de duda acudas a tu veterinario de confianza.

Te dejamos un vídeo en el que puedes ver cómo se usa el glucómetro

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *