Síntomas de la diabetes gatuna: tu gato te está diciendo que es diabético

Síntomas de la diabetes gatuna: tu gato te está diciendo que es diabético

Nadie mejor que los que convivimos con nuestros queridos peludos felinos podemos apreciar cambios de humor, de comportamiento, de hábitos en ellos. La mayoría de las veces esos cambios nos están indicando que el animalito está incubando alguna enfermedad o que algo no marcha bien. Estar atentos a ellos y detectarlos a tiempo puede ser, en muchos casos, crucial, hasta el punto de llegar a salvarles la vida.

En nuestro mes dedicado a la diabetes queremos enumerarte los síntomas más característicos que te indicarán que tu gatito es diabético.

Prueba 1. Aumento de apetito y de sed

Es un síntoma muy característico de la diabetes en gatos. Cada gato “vive” su enfermedad de forma diferente: así, unos vacían su cuenco de agua de una sola vez; o solo quieren agua fría del frigorífico; otros toman agua en pocas cantidades muchas veces a lo largo del día. Igual pasa con la comida, cada uno lo manifiesta de una forma: hay gatitos que se comen la comida de una sola toma y se quedan satisfechos; otros, en cambio, además de comerse su comida, hurgan en la basura, comen papeles, telas, etc. Lo importante es darse cuenta que hay un comportamiento que ha cambiado en él, su insaciable apetito y sed, y que nos está indicando que hay algo que está fallando ¡Es hora de llevarlo al veterinario!

Prueba 2. Pérdida de peso

A pesar de tener más apetito notas que tu gatito está perdiendo peso. Sí, aunque parezca una paradoja, es así, de hecho esta pérdida de peso es un claro síntoma de diabetes en los gatos. Lo mejor es acudir cuanto antes al veterinario para salir de dudas.

Prueba 3. Cambio en su metabolismo

Aunque, como hemos dicho más arriba, cada gato manifiesta los síntomas de una manera diferente, tú conoces mejor que nadie a tu gatito y sabrás que está actuando de forma extraña: hay gatos que se sienten muy cansados y duermen todo el día; otros, en cambio, se muestran inquietos y ansiosos, más de la cuenta.

Algunos están calurosos, otros friolentos. Todos estos síntomas están indicando cambios en su metabolismo que pueden significar que tu gatito es diabético. Si notas que tu gatito no está actuando como de costumbre, lo mejor, siempre, es acudir al veterinario para que lo examine. Ya sabes, ¡más vale prevenir que curar!

Síntomas menos frecuentes:

Vómitos, diarrea, junto con debilidad, apatía, y en algunos casos, pérdida de apetito son otros síntomas que puede presentar el gato con diabetes, y que, aunque sean menos frecuentes no podemos dejar de prestarles también la atención adecuada.
Un último apunte: la mayoría de los gatos con diabetes están obesos, así que situ gato tiene sobrepeso lo mejor es estar atento a todos estos síntomas, y sobre todo, ponerlo a dieta lo antes posible.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *